NOSOTROS
PODRÍAMOS DECIR QUE CAUTIVA Y DESARMADA ES UNA PRODUCTORA PEQUEÑA, MOMENTÁNEAMENTE LIBERADA, PROVINCIANA O, PARA RESUMIRLO CON UN EUFEMISMO GASTADO, INDEPENDIENTE.

No asestamos a las nubes, pues escasean en esta parte de la costa mediterránea, ni al suelo. Queremos encontrar un equilibrio entre lo real y lo deseado, y cuando lo hayamos encontrado, buscar uno nuevo. Mientras buscamos, el viento del tiempo nos arrastra.

Como productora audiovisual, queremos cazar imágenes sólidas, no las tan fugaces que parecen predominar hoy en día y en las cuales no vemos reflejados nuestros propios ojos. También sentimos un interés por lo local, por lo que uno puede alcanzar con sus manos.

Nuestro nombre, para que no quepa duda, procede de un documento que goza de cierta relevancia histórica. Lo hemos tomado no como homenaje sino por su sonoridad, que está en contraste directo con su sentido lingüístico, y por nuestra principal necesidad, lo que nos impulsa a llegar a la superficie. Lo que queremos es resistir, resistir, resistir y, al final, la arena.